“La misión es proteger a los mexicanos de los criminales...”











...dice el ciudadano Presidente en su VI informe de gobierno que "proteger a los mexicanos de la criminalidad ha sido un imperativo legal, político y moral".

Sr. Ciudadano presidente, le tengo una pregunta: Cuando se refiere a los criminales, ¿de qué criminales está hablando? - ¿Se refiere al Chapo y a sus colegas? Creo que México está lleno de más criminales que del tipo del Chapo, señor presidente. 

Tenemos criminales en las altas esferas de la política, quienes han olvidado que su función es servir al pueblo mas no servirse del pueblo. Criminales que saquean las arcas de dinero y de sueños de millones de mexicanos. Criminales que en 3 o 6 años (depende de su heróico encargo público) se inflan las billeteras y las cuentas propias, de familiares y amigos. ¿El pueblo? – igual de jodido, gracias por preguntar. Y qué decir de los criminales monopólicos, esos que nos obligan a firmar los contratos cuyas letras chiquitas (chiquititas, chiquitititititas) son las que nos joden con fianzas, cargos, seguros, servicios extras y demás trampas que, amablemente, nos imponen… claro, siempre en su beneficio, el de ellos, el suyo. 

Señor presidente, uno puede decidir si se droga o no pero no podemos decidir entre televisa o tvazteca o entre telcel o iusacell porque, al final, son la misma droga. ¿Sí me explico, señor presidente? ¿O leemos juntos el caso Televisa-Iusacell? Si nos quiere proteger de aquellos que nos envenenan, prohíba el uso y comercialización del tabaco y del alcohol. Criminalice a los que venden esos productos, persígalos, encarcélelos, ejecútelos. ¿No le parece que, entonces sí, estaría evitando muchas muertes al año? ¿Por qué permite que inhalemos insecticidas, limpiadores para pisos, venenos para ratas y demás productos tóxicos contenidos en un cigarro de tabaco? ¿Por qué permite 27 mil muertes al año, la mayoría de jóvenes, por uso del alcohol? ¿Pues a qué estamos jugando, señor presidente? ¿O será que no lo ha hecho por el dinero que esas empresas representan? 

Porque si quiero fumar tabaco, tengo que ir a la tienda y pagar por ese producto una y otra vez pero si yo fumara marihuana y tuviera mi propia planta, no dependería de nadie para hacerlo, ni tendría que pagarle a nadie, ni siquiera impuestos… Imagínese todo lo que me ahorraría, bueno, no se lo imagine, estoy seguro que sabe de lo que hablo. ¿Se imagina a los empresarios de tabaco y alcohol cerrando Paseo de la Reforma? ¿Se imagina a los de Phillips Morris y a los de Grupo Modelo y Cuauhtémoc Moctezuma haciendo huelga de hambre desde sus mansiones en Huixquilucan? ¿Se los imagina en la cárcel? Y ya ni hablar de los criminales ambientales que asesinan a nuestra hermosa naturaleza, de los criminales sociales que pisotean los derechos humanos ni mucho menos de los incómodos criminales sindicales que secuestran la educación, y con ello el futuro de nuestros niños, eso niños que usted protege de ser envenenados, ¿verdad, señor presidente? ¿Qué criterios usa para perseguir a unos y ayudar a otros? 

No nos haga pensar mal, señor presidente, no nos haga dudar de sus buenas intenciones, háganos creer que en verdad se preocupa por todos los mexicanos, protéjanos de todos los criminales, si no lo va a hacer con todos, mejor no use la palabra « criminales ». No nos proteja de los criminales cuando los criminales seamos nosotros mismos, protéjanos de aquellos que nos obligan a usar sus « drogas » Ayúdenos a poder decidir realmente entre unos y otros… No nos disfrace la realidad. 

Le dejo, tengo que ponerla a secar. 

Ahí andamos.