¡Viva México! (pero no de rodillas)

...porque para arrodillarse no hay más motivos que los motivos que ellos nos obligan a creer, nos hacen pensar que "ya no hay nada que hacer", que "de todos modos vamos a seguir igual", y demás excusas tontas que sólo demuestran una y otra, y otra vez nuestra mediocridad, porque de verdad llegamos a creer que no hay nada que hacer, pobrecitos, ¿hasta cuándo nos daremos cuenta de que nosotros somos "el patrón"?, sí, porque ellos, la esfera de los políticos, los empresarios multimillonarios y demás minorías que acaparan toda la riqueza nacional son nuestros empleados, ellos trabajan (o deberían hacerlo) para nosotros.

¡Viva México!, sí, pero no el México fantasma de los libros de texto, ni el México que llegará con el pasar de uno y otro sexenio, no, ¡Viva México!, el México de los que trabajamos, de los que estudiamos, de los que salimos todos los días a buscar el bienestar de los nuestros, el México de los que no nos agachamos, el México de los que no déjamos de creer que se puede hacer algo y empezamos a hacerlo, ese México es el que hace que con orgullo gritemos ¡Viva México!

Si no eres uno de nosotros y sólo esperas estas fechas para emborracharte, tronar cohetes, volver las calles un basurero, etc., entonces no eres mexicano y no deberías dar ese grito, porque simplemente nada te da derecho a hacerlo, si eres uno de esos, te invito a ser un buen mexicano, con todos los derechos y obligaciones y y todas las responsabilidades que esto implica, y entonces sí, gritaremos juntos:

 ¡Viva México!