Día Internacional de la Sonrisa ¿Para qué sirve sonreír?

Por Erika Panamá
@erikapanama

Seguramente hay días en los que sonreír te cuesta muchísimo, o sientes que nada te podrá hacer sonreír, sientes que tienes la cara larga, depende de tu estado de ánimo, las emociones vividas en el día, y de tu entusiasmo.

¿Sabes que al momento de sonreír se ejercitan los músculos de la cara, este movimiento provoca una liberación de endorfinas, que son las hormonas encargadas de hacernos sentir placer, felicidad, y quitar el dolor y darnos una sensación de bienestar.

¿No te parecen motivos suficientes para sonreír?...Ok, veamos. Cuando tu estado de ánimo te impida sonreír, piensa que no eres la única persona en el mundo con problemas, y que tu problema no es el más grande ni el más grave del mundo, aparte de que todos los problemas tienen solución. Incluso, personas con peores problemas al tuyo, siempre sonríen, y a veces ni siquiera nos damos cuenta de lo que están pasando.

¿Cuándo es mejor sonreír?

Siempre es un momento ideal para sonreír. Cuando te levantes, cuando te estés bañando y cantando, cuando le pagues al chofer del autobús que te llevará al trabajo o a la escuela, cuando compres un dulce en el puesto de la esquina, cuando vayas caminando, hay muchos momentos ideales para sonreír. Y si le sonríes a algún desconocido, te darás cuenta de que no sabrá cómo reaccionar, pues no estamos acostumbrados a ello.

Una sonrisa no te cuesta nada, ni te produce cansancio, alimenta tu alma, rejuvenece tu espíritu, estrecha las relaciones, y te hace sentir mejor.

Hay un dicho bien cierto:

“Sonríe, nunca sabes quién puede enamorarse de tu bella sonrisa”

Sonreír es un impulso que tenemos desde que nacemos, incluso, está comprobado que lo hacemos desde el vientre materno. ¿Has notado como los bebes que aún no abren los ojos son capaces de sonreír? Es curioso, pero aunque no pueden observar su entorno, las sensaciones, las voces, les causan sonreír, y ¿por qué a un adulto le cuesta tanto?

Sonreír, más que una capacidad, es una virtud, que no se puede transferir, regalar, o desechar. Un rostro sonriente se ve más agradable que uno con cara de pocos amigos. Te provocan confianza, paz y tranquilidad. Ya que la sonrisa ilumina nuestro rostro, abre puertas, tira muros, consigue oportunidades, da una mejor impresión, mejora la capacidad de nuestro sistema inmunológico para defendernos de las enfermedades, cambia y mejora nuestro estado de ánimo, y sana corazones rotos.

¿Sigues pensando que sonreír cuesta mucho trabajo y no sirve de nada? … Piénsalo mejor y regálale una sonrisa a todas las personas con las que te topes el día de hoy que es El Día Internacional de la Sonrisa, te sorprenderán las reacciones.